- - http://www.imperioromano.com/blog -

Un mago para ganar la guerra

Posted By Historiador On Enero 25, 2009 @ 7:30 am In Actualidad, II Guerra Mundial | No Comments

 Un mago para ganar la guerra - imperioromano.com

El ilusionista británico Jasper Maskelyne engañó a los alemanes en el norte de África con la simulación y el camuflaje

El estallido de la Segunda Guerra Mundial debió sorprender a Jasper Maskelyne mientras ejecutaba su número más famoso: beberse un vaso lleno de cuchillas de afeitar. O quizá le informaron de la tragedia tras escapar, en menos de 20 segundos, del ataúd en el que le había encerrado su ayudante. Maskelyne, célebre ilusionista británico durante la década de los cuarenta, se dio cuenta entonces de que sus días de fama y fortuna en los escenarios de Londres habían acabado. Los teatros se vaciaron y el mago, descendiente de una familia de ilusionistas, decidió entonces alistarse en el Ejército.

En 1941, Maskelyne fue enviado al norte de África, enclave pretendido por los nazis y donde los británicos habían creado una unidad de contraespionaje para confundir al enemigo. A sus 37 años e incapaz para el combate físico, Maskelyne esperó su oportunidad. Sabía que la información jugaría un papel fundamental. Ya lo anunció Winston Churchill: en la guerra, “la verdad debe ir acompañada por una escolta de mentiras”.

En pocos días, los oficiales no dejaban de hablar de un embaucador enigmático y caradura, que había revolucionado a las tropas con charlas sobre cómo actuar en caso de caer prisioneros. El tal Maleskyne predicaba que el ilusionismo se podía aplicar en el campo de batalla. ¿Se podía? Al general Archibald Wavell le entró curiosidad y lo contrató. Así le convenció: “Denme libertad y no habrá límites para los efectos que puedo crear en el campo de batalla. Puedo inventar cañones donde no los hay y hacer que los disparos fantasmas crucen el mar. Puedo crear aviones invisibles e, incluso, podría proyectar en el cielo una imagen de Hitler cagando en el váter a miles de pies de altura”.
Magia en el desierto

Maskelyne reclutó entonces a un variopinto grupo de profesionales que incluía carpinteros, dibujantes, ceramistas y lampistas, que serían conocidos como The Magic Gang. Oficialmente, una brigada de camuflaje experimental, explica David Fisher en el libro El mago de la guerra (Almuzara).

Su primera intervención militar consistió en apoyar la defensa del puerto de Alejandría, base aliada y objetivo de los bombarderos alemanes. A fin de evitar una catástrofe, el genio urdió un plan consistente en construir una réplica del puerto utilizando barro, lona y cartón a pocos kilómetros del lugar. Clonó los edificios y colocó explosivos controlados para simular los aciertos de los alemanes. Y sí, cuando los Junkers Ju88 de la Luftwaffe soltaron sus temibles bombas, lo hicieron en el lugar equivocado. Los nazis habían caído en la trampa.

Por una vez, la imaginación había superado a la fuerza de los tanques. Pero Maskelyne lo volvió a hacer. Por ejemplo, en el Canal de Suez, donde propuso superponer los reflectores de las baterías antiaéreas para que enviasen una tormenta de luces de varias millas de ancho que cegaba a los pilotos enemigos. Después, en la batalla por el control de Egipto, en El Alamein, Maskelyne creó un ejército falso para ocultar a las tropas reales y engañar al mismísimo general alemán Erwin Rommel, el Zorro del desierto.

Para ello, transformó tanques de combate en inofensivos camiones utilizando material ligero y fácil de montar. Fabricó barracones, depósitos de agua y vías de tren. Hasta creó una emisión de radio falsa para que los alemanes la interceptasen. Así convenció a Rommel de que los británicos aguardaban al sur mientras que, en realidad, Montgomery avanzaba implacable por el norte.

Su maestría y su empeño en el uso de las perspectivas fue determinante para que sus técnicas de engaño lograsen los objetivos. Tras la guerra, Maskelyne regresó a sus números de magia, pero la televisión le retiró de los escenarios. Murió en Kenia en 1973. Desde entonces, los ingleses guardan sus secretos, que no serán desclasificados hasta el 2046.

Via: [1] publico.es


Article printed from : http://www.imperioromano.com/blog

URL to article: http://www.imperioromano.com/blog/?p=985

URLs in this post:
[1] publico.es: http://www.imperioromano.com/blog/publico.es
[2] Compártelo!: http://www.imperioromano.com/blog/?p=985&akst_action=share-this