- - http://www.imperioromano.com/blog -

París, botín artístico de los nazis

Posted By Historiador On Septiembre 29, 2008 @ 7:31 am In Arqueología, Actualidad, II Guerra Mundial | No Comments

París, botín artístico de los nazis - imperioromano.com

El Tercer Reich creó una administración para expoliar obras de arte en París. Todavía hoy se desconoce el origen de muchos de los cuadros

Cuando los tanques del Tercer Reich entraron triunfalmente en París, el 14 de junio de 1940, apenas encontraron resistencia. Días después, cuando el Mariscal Pétain firmó el armisticio para cesar las hostilidades en Francia, los nazis decidieron hacer suya la ciudad de las luces y la transformaron en territorio ocupado. Fue entonces cuando Adolf Hitler, pintor frustrado además de Führer, tuvo una idea muy simple pero eficaz: desvalijar la capital y usurpar su inconmensurable tesoro artístico. Vengarse, saquear y saquearlo todo, metódicamente, con violencia o en silencio.

La idea del líder alemán se tradujo en la creación de varias administraciones que, instaladas en París, organizaron una ingente labor de expolio. Incluso construyeron varias vías de escape para ocultar las obras. Entre las instituciones fundadas destacó el Einsatzstab Reichsleiter Rosenberg (ERR), un órgano especial del Reich que funcionó entre abril de 1941 y julio de 1944. La ERR fletó desde París unos 138 convoyes ferroviarios cargados con 4.178 cajas repletas de obras de arte.

Los trenes tomaban las mismas vías de salida de Francia que los convoyes del Holocausto, pero llegados a la frontera alemana su dirección cambiaba. No iban a los campos de concentración, sino que tomaban varias direcciones de distinto signo. El propio Hitler -y también otros jerarcas nazis como Ribbentrop y Göring- fueron los destinatarios personales y particulares de muchas de las obras, que acababan colgadas en salones privados.

No deja de ser sorprendente, pues cuando esos cuadros llevaban la firma de Picasso o Matisse, los líderes nazis preferían mantener en secreto el hecho de conceder valor a unas obras que, públicamente, en mítines enfervorecidos, denunciaban como “arte degenerado”.Por eso, además de llevarse el botín artístico a sus domicilios y a museos del Reich, crearon un sistema de intercambios por el que recolocaban ciertas de esas obras “degeneradas” en los circuitos de compraventa de los marchantes de arte, muchos de ellos en Suiza. Así, las obras robadas a las familias judías parisinas acabaron dispersas por todo el mundo.

Muchas obras siguen huérfanas

Un grupo de expertos reunidos en París la semana pasada estimó que, en total, los nazis robaron unas 100.000 obras de arte en Francia, principalmente en la capital gala. De ellas, 60.000 regresaron y unas 45.000 han vuelto a su propietario original o sus herederos. Miles de obras se exponen legítimamente en museos nacionales, pero 2.000 obras aún siguen huérfanas y duermen en el Museo Nacional de Recuperación francés, a la espera de que alguien las reclame legítimamente. A estas obras hay que sumar las que siguen perdidas en colecciones privadas de todo el mundo. De entre estos cuadros, de artistas como Cézanne, Chardin, Delacroix, Matisse, Monet y De Vlaminck (en la imagen), destacan aquellos que han sido considerados irrecuperables.

El Museo de Arte e Historia del Judaísmo de París, que dedica hasta el 26 de octubre una exposición con 53 obras expoliadas, muestra algunas obras enigmáticas, como Mujer con Turbante. Los expertos saben que fue pintada por algún maestro italiano, o de inspiración italiana, en el siglo XVIII, pero nada más. Difícil, pues, localizar al que fuera su propietario en 1941.La mayoría de esas obras huérfanas o desaparecidas lo son precisamente porque no fueron robadas por los nazis oficialmente, ni presentadas en un museo o en una gran colección politizada, como fue el caso de la colección Rotschild. Estas obras fueron arrancadas de pisos particulares por obra de un subórgano especial nazi, el Dienststelle Westen, dirigido por Kurt Von Behr, especialmente detestable.

Se encargó de poner en su punto de mira 38.000 apartamentos de París, en su mayoría abandonados por familias judías, exterminadas o huidas para evitar el exterminio. Entre ellas, muchos pisos de familias de simples artesanos y artistas que, sin un duro, tenían cuadros con valor en el París de las vanguardias. Y también apartamentos como el situado cerca de los Campos Elíseos, en el 21 de la Rue de la Boétie, domicilio del marchante Paul Rosemberg. Allí, los hombres de Kurt Von Behr echaron mano nada menos que a varios Picasso.

Vigilado por la Resistencia

Lo que no sabía el Mariscal Hermann Göring es que, durante el saqueo generalizado, sus movimientos estaban siendo vigilados. El hombre, que efectuó varios viajes a la capital francesa para supervisar personalmente el robo de ciertas obras utilizando un almacén central en el hoy Museo del Jeu de Paume, estaba bajo la lupa de la Resistencia. De hecho, Göring acudió en persona al museo a primeros de mayo de 1941 para hacer una de sus selecciones, pero desconocía que la conservadora de la institución, una francesa pequeñita y con gafas y que tan amablemente le ayudó a consignar y rellenar las fichas, trabajaba, en realidad, para uno de los canales clandestinos que lucharon contra el Eje en territorio francés tras el armisticio del 22 de junio .

La frágil mujer, una historiadora del arte llamada Rose Valland, llevó, durante cuatro años, una escrupulosa contabilidad paralela, en secreto y corriendo riesgos considerables. Cuando sabía el momento de partida de un tren con el botín nazi, informaba a sus camaradas de la CGT-Rail, que intentaban frenar la operación mediante huelgas y explosiones. Si el tren, pese a todo, lograba pasar a Berlín, Rose Valland se encargaba de enviar la lista de obras a los servicios secretos británicos, soviéticos, norteamericanos y a los de la Resistencia francesa. El trabajo para recuperar lo robado había comenzado.

Via: [1] publico.es


Article printed from : http://www.imperioromano.com/blog

URL to article: http://www.imperioromano.com/blog/?p=749

URLs in this post:
[1] publico.es: http://www.imperioromano.com/blog/www.publico.es
[2] Compártelo!: http://www.imperioromano.com/blog/?p=749&akst_action=share-this