- - http://www.imperioromano.com/blog -

La costa gallega esconde medio millar de restos arqueológicos submarinos

Posted By Historiador On Enero 30, 2008 @ 9:36 am In Arqueología, Actualidad | No Comments

La costa gallega esconde medio millar de restos arqueológicos submarinos

Siglos de conquistas, de historia, viajes y comercio han dado lugar a innumerables barcos hundidos que han convertido la costa gallega en una de las principales zonas de la Península Ibérica en patrimonio arqueológico subacuático. El arqueólogo submarino Miguel San Claudio -uno de los principales expertos en la materia en la comunidad- se remite a los estudios realizados por la Xunta de Galicia para señalar que desde Ribadeo hasta el Miño se contabilizan entre 400 y 500 restos de interés bajo las aguas.
San Claudio defiende que, en la Península, a la comunidad gallega “sólo la superan (en número e importancia de patrimonio subacuático) Cádiz y Lisboa”. Ambas, capitales económicas de dos imperios -el español y el portugués- durante siglos de esplendor en la época de los descubrimientos.

Ni siquiera Girona ni Cartagena superan a Galicia ya que los puertos de las dos primeras fueron utilizados principalmente durante la época clásica para el comercio de fenicios y romanos pero no disponen de tantos restos a partir de la época medieval. “Muchas veces decimos que Galicia está aislada pero hoy pensamos que este Finisterre fue el que se ha adentrado en el mar. En nuestra costa, tenemos restos de toda la historia europea y del mundo”, señala San Claudio.
El medio millar de restos arqueológicos submarinos de interés supone una cifra provisional que puede estar muy alejada del número real. Si bien desde la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural se realiza un catálogo-inventario de todos los pecios existentes en las aguas gallegas, hay que considerar que nunca se conocerá con exactitud ante la imposibilidad de realizar prospecciones en los casi 1.700 kilómetros de franja costera. Por otra parte, el catálogo que desarrolla la Xunta supone un trabajo que nunca será definitivo ya que se irá actualizando con nuevos hallazgos.

No sólo la Administración autonómica está interesada en localizar, estudiar y proteger estos restos. El Gobierno español también. Lo demostró con la aprobación recientemente del Plan Nacional de Protección del Patrimonio Arqueológico Subacuático por el Consejo de Ministros que, como principal punto, establece la elaboración de cartas arqueológicas subacuáticas de todo el Estado. El objetivo, lo decía el ministro de Cultura, Antonio Muñoz Molina, “salvaguardar, conservar y difundir nuestro patrimonio” submarino.
En el caso de Galicia, prácticamente toda la costa presenta restos arqueológicos subacuáticos pero, principalmente, éstos se encuentran agrupados en el entorno de los puertos históricos (Viveiro, Ribadeo, A Coruña, Pontevedra y Baiona, principalmente) así como en las zonas y parajes de cierta peligrosidad para la navegación.
El resultado de los naufragios y de la actividad comercial de los puertos ha otorgado a los fondos una gran riqueza. Tras el atraque de los barcos, las tripulaciones -desde la cuna de la civilización- han tirado los objetos cotidianos usados a los fondos. En caso de irse a pique, “los barcos siguen siendo una realidad aunque no los veamos”, apunta Miguel San Claudio. Estos pecios se localizan sobre todo en dos zonas. Por un lado,”las rías y, en ellas, la ría de Vigo y A Coruña especialmente; así como la Costa da Morte, lugar de grandes hundimientos durante las épocas históricas”, explican desde la Consellería de Cultura que prosigue inventariando.

Siglos de conquistas, de historia, viajes y comercio han dado lugar a innumerables barcos hundidos que han convertido la costa gallega en una de las principales zonas de la Península Ibérica en patrimonio arqueológico subacuático. El arqueólogo submarino Miguel San Claudio -uno de los principales expertos en la materia en la comunidad- se remite a los estudios realizados por la Xunta de Galicia para señalar que desde Ribadeo hasta el Miño se contabilizan entre 400 y 500 restos de interés bajo las aguas.
San Claudio defiende que, en la Península, a la comunidad gallega “sólo la superan (en número e importancia de patrimonio subacuático) Cádiz y Lisboa”. Ambas, capitales económicas de dos imperios -el español y el portugués- durante siglos de esplendor en la época de los descubrimientos.
Ni siquiera Girona ni Cartagena superan a Galicia ya que los puertos de las dos primeras fueron utilizados principalmente durante la época clásica para el comercio de fenicios y romanos pero no disponen de tantos restos a partir de la época medieval. “Muchas veces decimos que Galicia está aislada pero hoy pensamos que este Finisterre fue el que se ha adentrado en el mar. En nuestra costa, tenemos restos de toda la historia europea y del mundo”, señala San Claudio.
El medio millar de restos arqueológicos submarinos de interés supone una cifra provisional que puede estar muy alejada del número real. Si bien desde la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural se realiza un catálogo-inventario de todos los pecios existentes en las aguas gallegas, hay que considerar que nunca se conocerá con exactitud ante la imposibilidad de realizar prospecciones en los casi 1.700 kilómetros de franja costera. Por otra parte, el catálogo que desarrolla la Xunta supone un trabajo que nunca será definitivo ya que se irá actualizando con nuevos hallazgos.
No sólo la Administración autonómica está interesada en localizar, estudiar y proteger estos restos. El Gobierno español también. Lo demostró con la aprobación recientemente del Plan Nacional de Protección del Patrimonio Arqueológico Subacuático por el Consejo de Ministros que, como principal punto, establece la elaboración de cartas arqueológicas subacuáticas de todo el Estado. El objetivo, lo decía el ministro de Cultura, Antonio Muñoz Molina, “salvaguardar, conservar y difundir nuestro patrimonio” submarino.
En el caso de Galicia, prácticamente toda la costa presenta restos arqueológicos subacuáticos pero, principalmente, éstos se encuentran agrupados en el entorno de los puertos históricos (Viveiro, Ribadeo, A Coruña, Pontevedra y Baiona, principalmente) así como en las zonas y parajes de cierta peligrosidad para la navegación.
El resultado de los naufragios y de la actividad comercial de los puertos ha otorgado a los fondos una gran riqueza. Tras el atraque de los barcos, las tripulaciones -desde la cuna de la civilización- han tirado los objetos cotidianos usados a los fondos. En caso de irse a pique, “los barcos siguen siendo una realidad aunque no los veamos”, apunta Miguel San Claudio. Estos pecios se localizan sobre todo en dos zonas. Por un lado,”las rías y, en ellas, la ría de Vigo y A Coruña especialmente; así como la Costa da Morte, lugar de grandes hundimientos durante las épocas históricas”, explican desde la Consellería de Cultura que prosigue inventariando.

Via: [1] farodevigo.es


Article printed from : http://www.imperioromano.com/blog

URL to article: http://www.imperioromano.com/blog/?p=270

URLs in this post:
[1] farodevigo.es: http://www.farodevigo.es
[2] Compártelo!: http://www.imperioromano.com/blog/?p=270&akst_action=share-this