- - http://www.imperioromano.com/blog -

La abuela escocesa que suplantó a Winston Churchill

Posted By Historiador On Octubre 31, 2011 @ 7:00 am In II Guerra Mundial, Personajes | No Comments

La abuela escocesa que suplantó a Winston Churchill

Se llamaba Doris McKay y se la coló a más de un periodista: «Me di cuenta de que sin mi dentadura postiza era igual que él»

El archivo de ABC es un inmenso y prodigioso baúl en el que uno encuentra las historias más sorprendentes olvidadas con el paso de los años. Siempre que uno enreda en sus cajones da con alguna joya. Así, revolviendo, cuando uno creía haber encontrado una curiosa foto del legendario Winston Churchill en su vejez, descubrió la asombrosa historia de Doris McKay, hogareña abuela escocesa que tenía por costumbre disfrazarse como él.

La señora Mckay tenía setenta años cuando se tomó la fotografía que ilustra esta información, en octubre de 1974. Con esa expresión entre afable y ceñuda y su puro emergiendo con forma de salchicha de Frankfurt entre los pliegues de una papada digna del más británico de los bulldogs, Doris era la viva imagen de quien fuera símbolo de la resistencia de las democracias frente al criminal expansionismo nazi en la Segunda Guerra Mundial, el primer ministro Winston Churchill.

Es poco lo que sabemos de Doris Mackay, que vivía en la ciudad escocesa de Selkirk y que había enviudado hasta tres veces. Desconocemos si amenazaba a alguno de sus 19 nietos con «sangre, sudor y lágrimas» si no obedecían cuando quedaban a su cargo o si, como Churchill, era una apasionada de la historia . Lo que sí sabemos es que la abuelita Doris comenzó a caracterizarse como el legendario primer ministro británico el mismo día que este murió. «Aquel día, no me puse mi dentadura postiza y de repente me di cuenta de lo que se parecían nuestras caras», contó la buena de la señora McKay, no a ningún teratólogo, como pudiera pensarse a tenor de sus extraños aspecto y aficiones, sino a los periodistas. «Después pedí prestado un traje y listo». Ahí estaba el mismísimo Churchill redivivo.

Años después, la impostura de Doris estuvo a punto de jugarle una mala pasada a algún empleado de esta casa, cuando maquetaba una página de análisis sobre la histórica Conferencia de Yalta y faltó poco para que publicara la foto como si realmente se tratara de la de Churchill . Finalmente, alguien se percató y anotó al dorso de la foto con un grueso rotulador: «Doris McKay imitando a Sir Winston», indicación que evitarían nuevos equívocos en el futuro. Y es que Doris se la pegaba a cualquiera.

[1] Por: Guillermo D. Olmo - abc.es


Article printed from : http://www.imperioromano.com/blog

URL to article: http://www.imperioromano.com/blog/?p=2307

URLs in this post:
[1] Por: Guillermo D. Olmo - abc.es: http://www.imperioromano.com/blog/abc.es
[2] Compártelo!: http://www.imperioromano.com/blog/?p=2307&akst_action=share-this