¿Qué es esto? Desde esta página puedes compartir y guardar Cervantes, un agente secreto de Felipe II en tu Marcador Social preferido, o enviarlo vía E-mail a tus Contactos.

Webs Sociales

E-mail

E-mail
19 Octubre 2011

Cervantes, un agente secreto de Felipe II

Publicado en: Historia de España, Personajes

Cervantes, un agente secreto de Felipe II - imperioromano.com

En época de Felipe II, la diplomacia no podía distinguirse del espionaje puro y duro. El monarca español gastaba ingentes cantidades de dinero en sus agentes secretos y redes de espionaje. Los embajadores y diplomáticos disponían de permiso para sobornar, matar y conspirar, y se recurría hasta a los bufones para que tendieran su propia red de sistemas de escucha. En los Países Bajos, les costó más de 20 años cobrarse la pieza de Guillermo de Orange, cabecilla de una rebelión asesinado en 1584. El éxito de esta misión le valió a los servicios secretos españoles su fama de temible maquinaria a la que nadie conseguía escapar.

Disponían de una organización muy compleja. En la cúspide figuraba el Espía Mayor, cargo que también se conoció como Superintendente de las Inteligencias Secretas. Por encima en el escalafón se situaban los secretarios de Estado, el más conocido –y siniestro– de los cuales fue Antonio Pérez, responsable en gran medida de la Leyenda Negra. Uno de los sistemas que este personaje utilizó para enriquecerse fue, precisamente, la venta de información confidencial, para lo que contaba con su propia red de espías. Particularmente delicado era el frente mediterráneo: Orán, Argel, Génova, Nápoles, Sicilia, Malta, Venecia…


Volver a: Cervantes, un agente secreto de Felipe II