¿Qué es esto? Desde esta página puedes compartir y guardar Napoleón, emperador de los franceses en tu Marcador Social preferido, o enviarlo vía E-mail a tus Contactos.

Webs Sociales

E-mail

E-mail
30 Enero 2011

Napoleón, emperador de los franceses

Publicado en: Personajes

Napoleón, emperador de los franceses - imperioromano.com

El título de cónsul vitalicio de la República no bastaba al ambicioso Napoleón. Así, en 1804, se coronó a sí mismo emperador en una fastuosa ceremonia en la catedral de Notre Dame.

Inmensamente popular gracias a sus victorias en el campo de batalla, el corso Bonaparte mostró pronto que su ambición no tenía límites. El cargo de cónsul vitalicio no era suficiente para él: quería fundar un Imperio que abrazara todo el continente. El momento decisivo en la vida de Napoleón Bonaparte llegó en 1796, cuando asumió el mando de un ejército enviado a Italia. Francia acababa de salir de la fase radical de la Revolución y el gobierno del Directorio buscaba un triunfo en el exterior, en la gran guerra que enfrentaba a la República francesa con las monarquías absolutistas. La campaña fue una sucesión de triunfos y el joven general, de apenas 26 años, se convirtió en el ídolo de las masas, que rebautizaron la calle donde vivía como Rue de la Victoire. El 4 de agosto de 1802, Bonaparte se había convertido en Cónsul Único. El cargo sería vitalicio, e incluso se le reconoció el derecho a nombrar sucesor. Era ya una forma de monarquía, aunque no se le diera ese nombre. Pero en algún momento empezó a pensar en algo más. Ser rey no era suficiente: debía ser emperador. «El nombre de rey está gastado -declaró-, trae consigo viejas concepciones y haría de mí un heredero. No quiero descender ni depender de nadie.


Volver a: Napoleón, emperador de los franceses