- - http://www.imperioromano.com/blog -

Vikingos: piratas del norte

Posted By Historiador On Junio 22, 2010 @ 7:00 am In Personajes | No Comments

Vikingos: piratas del norte - imperioromano.com

Su imagen es la de feroces corsarios y guerreros implacables, pero los vikingos también fueron granjeros, comerciantes y audaces marinos que partieron de su Escandinavia natal en busca de fortuna y de nuevos territorios en los que establecerse.

Cuando no se embarcaban para comerciar o saquear, los vikingos trabajaban en sus granjas, organizaban banquetes, disfrutaban con los cantos de los poetas y gozaban de espectáculos de lucha. Ya fueran siervos, libres o nobles, la vida de los escandinavos se desarrollaba en el marco de la granja. Éste era el núcleo económico y social del mundo vikingo, y el lugar principal en ella lo ocupaban el dueño, su esposa y sus hijos, los abuelos y los hermanos menores de aquél que permanecían solteros. Para la mayoría de las personas, este grupo familiar era lo más importante en su vida: les ofrecía seguridad, comida y cobijo.

La mujer desempeñaba un importante papel en este ámbito y tenía los mismos derechos legales que los hombres, aunque menores en el campo económico. En cierto modo, la mujer era un activo que pertenecía a la familia, por lo que no podía decidir con quién quería casarse: el matrimonio -que era, ante todo, un contrato social- permitía establecer alianzas con otras familias. En la granja trabajaban también los esclavos, que realizaban las labores más duras. Los esclavos podían llegar a Escandinavia a través del comercio o como botín de guerra. Precisamente uno de los objetivos de las expediciones vikingas era hacerse con esclavos, algunos de los cuales eran capturados para pedir por ellos un rescate a sus parientes o a la Iglesia, que rechazaba que los paganos tuviesen esclavos cristianos. La granja proveía de alimentos, y en ella se fabricaban tejidos y aperos agrícolas. Pero los productos especializados y los objetos de lujo procedían del exterior.

De ahí que muchos granjeros dedicasen algunos meses del año al ejercicio del comercio o a la piratería. Durante el período vikingo, Escandinavia y las regiones del Báltico jugaron un papel importante en la economía europea, suministrando a reyes, nobles y dignatarios de la Iglesia los productos exóticos que daban cuenta de su poder y prestigio. Durante siglos, la piratería y el comercio habían ido de la mano en Escandinavia, y el período vikingo no fue ninguna excepción. La piratería no excluía la práctica del comercio normal cuando las circunstancias así lo aconsejaban. Pero el comercio y la piratería no eran el único medio de aumentar sus posesiones: los vikingos también contaban con las expediciones militares.

En ellas participaban nobles y hombres libres, pero no los esclavos, a quienes no se permitía portar armas (sólo podían poseer un cuchillo). En contra de lo que podría creerse, no existió en Escandinavia un ejército profesional durante el período vikingo, salvo, quizá, grupos poco numerosos para la protección personal de los jefes locales y los reyes. El manejo de las armas era esencial para sobrevivir en aquella sociedad violenta: los varones se entrenaban en su uso desde muy pequeños, con ejemplares en miniatura hechos de madera, y a los diez años ya usaban armas auténticas en su adiestramiento. Numerosas sagas contienen ejemplos de jóvenes que con dieciséis años ya participaban en arriesgadas expediciones. Parte importante del modo de vida de la aristocracia vikinga eran los banquetes. Las fiestas constituían un importante nexo de unión entre hombres, señores y dioses.

Via: [1] historiang.com


Article printed from : http://www.imperioromano.com/blog

URL to article: http://www.imperioromano.com/blog/?p=1854

URLs in this post:
[1] historiang.com: http://www.imperioromano.com/blog/historiang.com
[2] Compártelo!: http://www.imperioromano.com/blog/?p=1854&akst_action=share-this