- - http://www.imperioromano.com/blog -

Simón Bolívar, el Libertador

Posted By Historiador On Marzo 21, 2010 @ 7:00 am In Personajes | 2 Comments

Simón Bolívar, el Libertador - imperioromano.com

Influido por las ideas de la Revolución Francesa, el venezolano Simón Bolívar dirigió la lucha de las colonias americanas por su independencia frente a España. Quiso crear un gran Estado unificado en América del Sur, pero murió tras fracasar en el empeño.

«No descansaré hasta romper las cadenas del dominio español en América», juró en su juventud el caudillo venezolano que desde 1812 encabezó la lucha por la independencia de la América española. Probablemente, Bolívar no se trata de un mesías ni de un semidiós homérico, sino de un ser humano de vida muy compleja y, por eso mismo, hermosa para ser estudiada. Su existencia estuvo marcada por múltiples dificultades que lo condujeron al destino que conocemos. Simón Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Ponte Palacios y Blanco nació el 24 de julio de 1783 en Caracas. Sus padres pertenecían a dos importantes linajes caraqueños, criollos descendientes de los fundadores de la ciudad y que ocuparon el escalón más alto de la pirámide social durante el período colonial.

La desgracia se cernió pronto sobre él: cuando contaba tres años murió su padre; y a los nueve falleció su madre, que nunca le mostró demasiado cariño. Simón quedó al cuidado de su abuelo, Feliciano Palacios. Pero su carácter rebelde construyó con la desobediencia una barrera infranqueable. En 1799, cuando murió su abuelo, Bolívar fue enviado a estudiar a Madrid, donde tuvo la educación que todo joven de su clase debía recibir: lenguas extranjeras, danza, matemáticas, equitación, historia. En Madrid se enamoró perdidamente de la joven María Teresa Rodríguez del Toro.

Se casó con ella y regresó a Venezuela pero, apenas ocho meses después, María Teresa murió en Caracas de una violenta fiebre, incapaz de soportar el clima del trópico. Arrasado por la pena, volvió a España, pero, presa de dolorosos recuerdos, enseguida se estableció en París, donde vivió una existencia disipada y durante la cual hizo uso holgado de su fortuna.

Su antiguo y querido maestro, Simón Rodríguez, le dijo que estaba desperdiciando su vida y lo convenció para que estudiara las obras fundamentales de la literatura de la época, especialmente a Montesquieu, Rousseau, Voltaire y los enciclopedistas. Le propuso recorrer Italia para recuperarla estabilidad emocional, viaje que daría lugar a dos episodios que cambiaron de nuevo el cariz de la vida de Bolívar: el primero, en Milán, cuando pudo ver de cerca a Napoleón Bonaparte, su admirado héroe, ahora rey de Italia; y el segundo, el conocido como ‘Juramento del monte Sacro’, cuando Bolívar, arrodillado en el Aventino de Roma, proclamó: «No daré descanso a mi brazo ni a mi espada hasta el día en que hayamos roto las cadenas del dominio español que nos oprime». De aquí en adelante, su vida tomó un rumbo definitivo; los siguientes veinte años fueron los que le dieron brillo militar y político, al hilo de los acontecimientos que jalonaron el proceso de independencia de América del Sur. Durante la Campaña Admirable, Bolívar y su ejército atravesaron los Andes a caballo y tras varias victoriosas batallas entraron triunfalmente en Caracas en agosto de 1813.

La Gran Colombia que llegó a presidir más tarde agrupaba un vasto espacio en la mitad norte de América del Sur, los actuales estados de Venezuela, Colombia, Ecuador y Panamá; Perú y Bolivia, liberados por él mismo y por Sucre, se mantenían en su órbita. Pero las intrigas políticas y las acusaciones de ambición desmesurada llevaron a Simón Bolívar a presentar su dimisión como presidente de la Gran Colombia en 1830. Los veinte años que había pasado recorriendo el continente a caballo habían minado la salud y los ánimos de aquel «hermoso espécimen de Humanidad» que dedicó su vida y su fortuna a llevar a cabo el juramento que hizo junto a su maestro al pie del monte Aventino. Falleció en Santa Marta, el 17 de diciembre de 1830, empobrecido y alejado de la vida pública.

Via: [1] historiang.com


Article printed from : http://www.imperioromano.com/blog

URL to article: http://www.imperioromano.com/blog/?p=1728

URLs in this post:
[1] historiang.com: http://www.imperioromano.com/blog/historiang.com
[2] Compártelo!: http://www.imperioromano.com/blog/?p=1728&akst_action=share-this