- - http://www.imperioromano.com/blog -

Geli Raubal, la misteriosa muerte de la sobrina de Adolf Hitler

Posted By Historiador On Diciembre 20, 2009 @ 9:53 pm In II Guerra Mundial | 1 Comment

Geli Raubal, la misteriosa muerte de la sobrina de Adolf Hitler - imperioromano.com

Se llamaba Geli Raubal. En 1931 tenía 23 años. Vivía en Munich con su tío y apareció muerta de un tiro disparado por la pistola de Hitler.

Angelika Maria Raubal, nació en Linz, Austria, el 4 de junio de 1908, cuando Adolf tenía 19 años y vivía en Viena. Su familia la llamó siempre Geli y así se le conoció siempre. Adolf vio por primera vez a su sobrina Geli en Linz cuando fue de visita. Con cuatro golpes de puerta de la casa en Bürgergasse, Adolf se presentó y fue recibido con un abrazo de Angela, madre de Geli. Angela presentó a su esposo Leo Raubal y su hijo Leo y más tarde a la recién llegada bebé, Geli.

Amor eterno
Geli era 19 años más joven que Hitler. Era una joven chica de pueblo, nativa de Linz, acostumbrada a la vida tranquila y familiar.

Luego del fracasado golpe de Estado, que Hitler y su partido intentaron en 1923, y de cumplir unos meses de condena en la cárcel de Landsberg, en el verano de 1925, Hitler, quien tenía la prohibición de hablar en público, se dedicó exclusivamente a escribir. Se retiró a la montaña, alquilándole a una viuda de Hamburgo, una villa en Obersalzberg, Berchtesgaden, al sur de Alemania en Alta Babiera. Una vez allí, Hitler invitó a su hermanastra viuda para llevarle la administración de la casa. Angela se trasladó desde Austria con sus hijas, Field y Geli. Allí Geli, tuvo la ocasión de conocer a su tío, por aquel entonces ya famoso en el terreno de la política alemana.

Se mudaron a un apartamento en Prinzregentenstrasse, Munich, donde Adolf pintó varios cuadros de Geli como modelo - imperioromano.comA partir de ese momento, Geli se convirtió en la niña de los ojos de Adolf y Geli, por su parte, al ir creciendo quedó fascinada con las habilidades oratorias de su tío y la esplendidez con que gastaba el dinero en ella. Geli tenía ya 20 años y a partir de ese momento no la dejó un momento sola. Tan pronto como Hitler disponía de tiempo libre, corría para estar a su lado. Pronto se extendieron rumores de que él estaba teniendo un romance con su joven sobrina, cosa que Hitler enfurecido desmentía. Se mudaron a un apartamento en Prinzregentenstrasse, Munich, donde Adolf pintó varios cuadros de Geli como modelo.

Geli quiso ser cantante profesional de operetas, pero a Adolf no le gustó la idea de que fuera a estudiar a Viena y realizar allí una vida artística. Adolf se molestó mucho y tuvieron fuerte intercambio de palabras, que terminó sin que ninguno de los dos cediera. Se dice que Adolf salió del apartamento para dirigirse a una reunión en Hamburgo y según relató un vecino, Geli se asomó por una ventana para gritarle: “Así que no quieres que vaya a Viena” y desde la calle, sin voltear a mirar la ventana, Adolf gritó: “No!”

La relación con Hitler se volvió pronto para Geli demasiado posesiva por parte de su tío, cortándole toda iniciativa y libertad, hasta tornarse ahogante. Geli se sentía muy oprimida, Hitler controlaba todos los aspectos de su vida, teniendo un fuerte fanatismo por su sobrina, a tal punto que le prohibió cualquier tipo de amistad o independencia propia. Geli, como una forma de escape, se hizo novia de Emil Maurice, chófer y escolta de Hitler desde los primeros tiempos y uno de los fundadores de las SS. Ambos pidieron a Hitler permiso para iniciar un noviazgo; Hitler solamente autorizó la relación siempre y cuando estuvieran acompañados todo el tiempo y podrían casarse luego de 1933. Maurice fue apartado paulatinamente del círculo íntimo de Hitler y se retiró, por lo que Geli se sintió tremendamente desdichada.

El día 18 de setiembre de 1931, Geli fue encontrada muerta con un tiro en el pecho, aparentemente inflingido por ella misma. Corrieron rumores de que el suicidio de Geli se debió a un embarazo no deseado, pero el historiador Werner Maser demostró que no existen razones para pensar que Hitler tuviera algo que ver en el suicidio de Geli ocurrido en 1931.

El escándalo sacudió al partido. En una semana había elecciones municipales en Munich y un titular periodístico se atrevió a decir: “El partido (nazi) está gobernado por homosexuales y solteros emperdernidos”. El periódico “Munchen Post” señalaba que Geli tenía la nariz rota y otros golpes en el cuerpo. Pero nada figura en la autopsia ni fue mencionado por las dos mujeres que levantaron el cadáver. Otto Strasser, enemigo político de Hitler, lo trató de sádico y pervertido. Contó que obligaba a su sobrina a desnudarse y que se excitaba cuando ella orinaba sobre su cuerpo. También dijo que un comando de las S.S. fue el que eliminó a Geli porque estaba embarazada de un joven artista judío. Además, su tío tenía miedo de que Geli lo abandonara y comenzara a hablar de sus relaciones íntimas.
Adolf quedó desolado, al punto que sus allegados lo tuvieron constantemente vigilado, temiendo que quisiera suicidarse también. Según lo declarado por el comandante supremo de la Luftwaffe y amigo personal de Hitler, Hermann Wilhelm Göring, en los juicios de Núremberg, luego de la muerte de Geli, Hitler quedó tan devastado, que cambió sus puntos de vista y relaciones con todas las demás personas de su círculo íntimo. Este episodio destrozó emocionalmente a Hitler, quien optó por seguir el mismo camino. Hitler intentó suicidarse por su muerte, pero su fiel amigo y secretario Rudolf Hess pudo quitarle la pistola de las manos en el último minuto. ¿Qué hubiese sido de la historia si Hess no llegaba a tiempo?

Más tarde Hitler diría: “Es la única mujer que he querido”. Según los más expertos historiadores de Hitler, solo Geli y su madre Klara Hitler, fueron las dos únicas personas que tuvieron un factor emocional determinante en la vida de Hitler.

Las investigaciones policiales no encontraron evidencias que involucraran a Adolf Hitler, quien se encontró en Hamburgo mientras eso ocurrió. Investigaciones posteriores también confirmaron la tesis del suicidio de Geli.

Tal vez Geli, desesperanzada, se suicidara para escapar de la presión psicológica que ejercía su tío. O acaso él la mató o la hubiera andado a matar. Lo seguro es que los temores de los suyos sobre el futuro político de su jefe y de su partido se disiparon pronto. En las elecciones de Munich de 1931, los nazis salieron segundos muy cerca de los socialdemócratas. Y en 1933 Hitler fue canciller del Reich. La muerte de Geli Raubal quedó olvidada, sepultada por millones de otras muertes que vinieron después.


Article printed from : http://www.imperioromano.com/blog

URL to article: http://www.imperioromano.com/blog/?p=1572

URLs in this post:
[1] Compártelo!: http://www.imperioromano.com/blog/?p=1572&akst_action=share-this