- - http://www.imperioromano.com/blog -

Emperadores de Roma: Pertinax

Posted By id_idus On Julio 28, 2009 @ 7:38 am In Roma | No Comments

Emperadores de Roma: Pertinax - imperioromano.com

Pertinax nació el 1 de agosto del 126 d.C. en la ciudad de Ligurian. Era hijo de un liberto, Helvius Sucessus, que trabajaba en las posesiones de L. Loliano Avito cónsul en el año 144. Pertinax criado en orígenes humildes llegó a sentarse en el trono, aunque su reinado duró apenas 3 meses. El joven Pertinax fue llevado a Roma como estudiante del gramático Sulpicius Apolinaris, dedicándose posteriormente a enseñar gramática.
Mas adelante decidió cambiar de carrera, y se inscribió en el ejército como oficial. Fue prefecto de una cohorte en Siria. Participó en la guerra Pártica, siendo ascendido y trasladado a Britannia. Ascendió a prefecto de un ala en Mesia.

Posteriormente se encargó del reparto de vituallas a los pobres en Roma. A continuación mandó la flota germana del Rin. Después de haber pasado por Dacia y Germania fue gobernador sucesivamente de Dacia y Siria.

Mas adelante fue procónsul en África y prefecto de Roma en el año 189 donde se dedicó a acumular riquezas. Siendo muy rico fue elegido Senador.

En Roma contó con el patrocinio de Claudio Pompeyo, un sirio que se casó con Lucila, la hija de Marco Aurelio, después de la muerte de su primer marido el co-emperador Lucio Vero.

El prefecto del pretorio Q. Emilio Leto y el cubiculario Eclecto, temiendo ser ejecutados por el emperador Cómmodo, entraron junto a otros en la conspiración para su asesinato. La conspiración tuvo éxito y Pertinax, del cual se rumoreaba que había sido elegido como su sucesor, aunque su implicación en la conspiración no está muy clara, ya que una vez nombrado intentó ceder el Imperio al senador Acilio Glabrión.

Al igual que Nerva, subió al poder siendo ya mayor a la edad de 66 años en el año 193 d.C.

Después del éxito de la conspiración Claudio Pompeyano, volvió a Roma y a la vida pública, siendo evidente su participación en la conspiración y en la elección del nuevo emperador. La elección hecha por los pretorianos fue bien acogida por el pueblo así como por el Senado, donde Pertinax tenía una reputación excelente.

Elegido emperador, Pertinax restableció el título republicano de Senatus Princeps (hombre principal del Senado), así como confirmó a los soldados y veteranos todos los derechos otorgados por Cómmodo, abolió los procesos de lesa majestad, llamó a los desterrados, revisó el censo y castigó a los delatores convictos.

Como hizo Nerva en su momento, Pertinax, devolvió los poderes al Senado, eliminó a los sospechosos de la administración y trató de restablecer las finanzas.

Pertinax, al revés que Nerva, si tenía hijos. Rehusó que sus hijos vivieran en la residencia imperial e hizo que vivieran con su abuelo Falvio Sulpiciano. También los alejó de su vida pública. Para los propósitos públicos, Pertinax aparecía como si no tuviera herederos. Tampoco aceptó el título de Augusta para su esposa.

El principal problema que se encontró al subir al poder fue el tesoro publico que tras el gobierno de Cómmodo estaba en bancarrota. Para intentar paliar esta situación subastó los bienes de Cómmodo, vendiendo las concubinas y los mancebos del difunto emperador. Desposeyó también a los libertos de los bienes que habían conseguido gracias a las ventas de Cómmodo. Recortó los gastos, y se negó a pagar a los bárbaros los tributos acordados por el emperador Cómmodo. Así mismo devolvió las posesiones confiscadas por el difunto emperador.

Con el tesoro en bancarrota, Pertinax se encontró que no había suficiente dinero para repartir entre los soldados, que esperaban un buen donativo. Esta política de austeridad motivó que la oposición fuera muy dura, entra la cual se encontraban los pretorianos.
Mientras Pertinax estaba en Ostia, El cónsul Q. Sosio Falcón, conspiró junto a numerosas tropas contra el emperador. La conspiración fue descubierta y Falcón fue perdonado, no así muchos de los soldados que se contaban entre los conjurados que fueron ejecutados, esto provocó la ira entre los soldados.

Q. Emilio Leto, junto trescientos pretorianos, y el apoyo del personal de palacio cansado de esta política de austeridad, dieron muerte al emperador, que intentó en vano aplacarles.
La muerte del emperador el 28 de marzo del 193 d.C., con solo 2 meses y 25 días de gobierno, indignó al pueblo, que apreciaba mucho al nuevo emperador.

Entre los conspiradores se encontraban Didio Juliano y Flavio Sulpiciano. Los dos prometieron dinero a la guardia pretoriana, 250.000 sestercios Juliano y 20.000 Sulpiciano, para hacerse con el poder tras el éxito de la conspiración.

Los pretoriano nombraron emperador a Didio Juliano el mismo día que Pertinax fue asesinado. Como confirma Herodiano “Fue la primera vez que se corrompieron las costumbres de los soldados, que se habituaron a un insaciable y torpe deseo de riqueza, y perdieron todo respeto a la autoridad imperial”.


Article printed from : http://www.imperioromano.com/blog

URL to article: http://www.imperioromano.com/blog/?p=1373

URLs in this post:
[1] Compártelo!: http://www.imperioromano.com/blog/?p=1373&akst_action=share-this