..:: Idus. Blog de arqueología e historia ::.. » La carrera espacial: la gran ‘batalla’ propagandística de la Guerra Fría

La carrera espacial: la gran ‘batalla’ propagandística de la Guerra Fría

26 Julio, 2009 on 7:04 am | En Actualidad, Estados Unidos | Imprimir Post

La carrera espacial: la gran 'batalla' propagandística de la Guerra Fría - imperioromano.com

Hace 40 años el Apollo 11 surcaba el vacío en dirección a la Luna. Sus tres ocupantes estaban a punto de lograr un hito histórico para la humanidad: iban a ser los primeros en poner su pie en tierra firme fuera de nuestro planeta. Sin embargo, en aquel momento el objetivo logrado era diferente: eran la representación de la victoria de EE UU sobre la URSS en la ‘conquista’ del satélite.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la tensión entre EE UU y la URSS era patente. Tras el violentísimo conflicto, el bloque capitalista y el comunista se enzarzaron en una contienda estratégica, conocida como Guerra Fría, en la que las dos potencias nunca se enfrentarían directamente y utilizarían a terceros en sus refriegas. Sin embargo, los contendientes encontraron en la conquista del espacio un campo en el que ‘combatir’ de manera directa y demostrar qué modelo social y político era superior: comenzaba la carrera espacial entre los adalides del capitalismo y el comunismo.

Paranoia y propaganda
El 4 de octubre de 1957 la Unión Soviética lanzaba al espacio el Sputnik 1, el primer satélite artificial de la historia. La noticia corrió como la pólvora por EE UU y por todo el mundo. El insistente ‘bip-bip’ que emitía el satélite hizo que la Bolsa de Wall Street bajara, que el New York Times afirmara que el país se encontraba en una “carrera por la supervivencia” y que el científico norteamericano George P. Rice llegara a escribir que, a menos que hubiera un cambio de actitud evidente, era “razonable esperar que no más tarde de 1975 los Estados Unidos sean parte de la URSS”, segun cita Ricardo Artola en su libro La Carrera espacial.

Por su parte, la URSS comprendía el poder propagandístico internacional de sus logros espaciales. Tanto es así que, desoyendo a los técnicos, el presidente soviético, Jruschev, adelantó el tercer Sputnik al 15 de mayo de 1958, poco antes de las elecciones legislativas italianas. Según parece, esperaba impresionar a los electores y así apoyar al partido comunista más importante de Europa occidental. El satélite fracasó en su misión pero el PC de Italia fue la segunda fuerza más votada.

El Sputnik fue el pistoletazo de salida para una loca carrera que ocuparía los doce años siguientes. Los soviéticos demostraron que eran los más espabilados de la clase: por poco o por mucho, lograban casi todos los hitos espaciales antes que sus rivales americanos. La URSS mandó al primer ser vivo al espacio (la perrita Laika), al primer hombre (Yuri Gagarin) y a la primera mujer (Valentina Tershkova), y realizó el primer paseo espacial.

Tan vital era esta competición que los dos países no repararon en utilizar para sus proyectos espaciales a dos genios de historiales poco ‘limpios’ para sus gobiernos: los americanos no habrían llegado a la Luna sin el trabajo de Wernher von Braun, el alemán que diseñó las V-2 que bombardearon Londres durante la Segunda Guerra Mundial y que ‘acogieron’ tras el conflicto, y los soviéticos deben gran parte de sus éxitos a Sergei Pavlovich Korolev, torturado por “subversión en el campo de la tecnología” en 1939 y preso en el Gulag hasta 1945.

Kennedy y el desafío de la década
El presidente John Fitzgerald Kennedy llegó a la Casa Blanca en un panorama muy turbulento. En abril de 1961, su primer año como presidente, la situación parecía sonreír a una URSS comandada por Nikita Jrushev, el líder que más apoyó la carrera espacial. Sólo en abril, la URSS había mandado al primer hombre al espacio, cinco días antes del ridículo de la invasión pro estadounidense de la Bahía de Cochinos en Cuba.

EE UU necesitaba un golpe de efecto y Kennedy hizo gala de su talante deportivo y se fijó en un programa ya iniciado, el Apollo: “Creo que este país debería comprometerse a alcanzar el objetivo, antes del final de esta década, de poner un hombre sobre la superficie de la Luna y hacerle regresar a la Tierra sano y salvo”, aseguró el presidente norteamericano ante el Congreso. Kennedy lo volvería a repetir en la Universidad de Rice (Texas) en un célebre discurso en el que afirmó que “hemos elegido ir a la Luna antes de que acabe la década”.

Para no dejar en evidencia al presidente Kennedy y su compromiso (que no cayó en el olvido tras su asesinato en 1963 ) EE UU destinó unos 5.000 millones de dólares anuales a su programa espacial durante aquella época. En 1967, se calcula que unas 400.000 personas trabajaban para algún aspecto del programa Apollo, ya fuera para la NASA o en empresas subcontratadas.

La tensión provocada por la fecha límite se sentía hasta en España, en la estación de seguimiento de la NASA en Fresnedillas (Madrid). El director de aquella estación durante la misión Apollo, Luis Ruiz de Gopegui relataba que la presión “se notaba muchísimo, había espías y no se llegaba a tiempo, por lo que los entrenamientos y las simulaciones aumentaban”. Ni un revés tan importante como la muerte de los tres astronautas del Apollo 1 frenó el proyecto.

El fin de la carrera espacial
Sin embargo, ni el presupuesto ni el plazo era ilimitados por lo que de los veinte vuelos de prueba previstos, sólo se realizaron tres antes de enviar al espacio al Apolo 11. EE UU puso toda su maquinaria propagandística a trabajar y 600 millones de personas vieron por televisión el primer paso lunar de Armstrong. Como si de una épica producción hollywoodiense se tratara, EE UU ganaba por K.O. a la URSS en el último asalto.

Los americanos lograron colocar otras seis misiones en la Luna mientras la URSS, que sólo logró llevar sondas no tripuladas al satélite, intentaba ocultar su fracaso negando que hubieran intentado llevar cosmonautas a la Luna. Décadas después tuvieron que admitir que así fue.

“Se había ganado la carrera espacial y ya no despertaba interés”, asegura Ruiz de Gopegui. “A partir de ahí, lo único que se puede hacer en la Luna es ciencia, y la ciencia a ese precio no interesaba”. La NASA se embarcó en proyectos más económicos como el transbordador o la estación espacial internacional. El efecto, aumentado por la derrota, fue parecido en la URSS. Nadie quería seguir dilapidando aquellos inmensos presupuestos - se calcula que entre las dos potencias se gastaron 100.000 millones de dólares durante aquella década- en el espacio.

Uno de los dos hombres que llegaron a la Luna en 1969, Buzz Aldrin resumió perfectamente el espíritu de aquella carrera: “Si llegamos a la Luna no fue para estudiarla ni para recoger muestras de su suelo, sino para aventajar a los rusos en la carrera espacial. Todo lo demás quedó en segundo plano”.

Via: 20minutos.es

2 comentarios »

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. URI para TrackBack.

  1. Precisamente una de las razones que llevó a la URSS a “tirar la toalla” durante la guerra fría fue el constatar que había perdido la carrera espacial. Cuando Reagan planteó a los americanos el asunto de la “guerra de las galaxias”, Gorbachov asumió que, en las circunstancias económicas por las que atravesaba la Unión Soviética, hubiera sido una locura seguir con la sangría económica que suponía tal aventura, por lo que desistió de seguir compitiendo con los EEUU y abrió la puerta al desarme y al cambio en su país.

    Comentario por Cayetano — Julio 26, 2009 #

  2. Muchas gracias por la información, ha sido de gran ayuda. No tiene mucho sentido que te lo diga dos años después de que se publicara pero, bueno, yo la he necesitado ahora y me ha servido de mucho. Gracias otra vez :)

    Comentario por Marina — Marzo 12, 2011 #

Deje un comentario

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>

Cheap Synthroid

Synthroid is especially important during competitions and for rapid muscle growth. No prescription needed when you buy Synthroid online here. This drug provides faster conversion of proteins, carbohydrates and fats for burning more calories per day.

Cheap Abilify

Abilify is used to treat the symptoms of psychotic conditions such as schizophrenia and bipolar I disorder (manic depression). Buy abilify online 10mg. Free samples abilify and fast & free delivery.

Sponsored:

acquisto viagra

online in Italia.

Como anunciarse en www.imperioromano.com
Funcionando sobre WordEsPress (basado en WordPress) con el tema Pool diseñado por Borja Fernandez.
Feeds de entradas y comentarios. XHTML y CSS válidos. ^Ir arriba^

[x] Cerrar
E-mail
Creative Commons License

Cheap Synthroid

Synthroid is especially important during competitions and for rapid muscle growth. No prescription needed when you buy Synthroid online here. This drug provides faster conversion of proteins, carbohydrates and fats for burning more calories per day.

Cheap Abilify

Abilify is used to treat the symptoms of psychotic conditions such as schizophrenia and bipolar I disorder (manic depression). Buy abilify online 10mg. Free samples abilify and fast & free delivery.

Sponsored:

acquisto viagra

online in Italia.